Cepillo de dientes en la boca

“…cepillo de dientes en la boca, cepillo de dientes, cepilla, cepilla dientes, boca, espuma cúpula en la espuma, cúpula romana, ven a casa, hogar, en la boca, Roma, cúpula, diente, cepillo de dientes, mondadientes, mondadura, duramente, mente…”

Fragmento de la novela “El manantial” (Ayn Rand, 1943), llevada al cine en 1949 por King Vidor, con Gary Cooper y Patricia Neal que, con el mundo de la arquitectura como escenario, profundiza en la batalla por los ideales del individuo y frente a la prostitución de los mismos, haciendo una elaborada disección crítica de la pérdida (ausencia) de valores de la sociedad.

Éspero ver la película, en cuando acabe esta más que interesante novela.

¿Cómo se escribe Woody Allen?

No os perdáis esta foto que ha conseguido Toni Alarcón. Una de esas cosas que no se ve todos los días, ni en todos los sitios.  Para el museo del cine de Zaragoza cuando lo hagan.

Rodar un corto no es (tan) caro

Hablemos de dinero. ¿Cuánto puede costar rodar un corto? ¿Y un corto bélico? ¿Cuánto dinero nos podemos dejar para rodar una escena del desembarco de Normandía con un resultado “profesional”? No hablamos de “Salvar al soldado Ryan”, pero sí algo que se le parezca.

Con poco dinero, mucho ingenio, y buenas maneras se puede rodar casi cualquier cosa. Solo es necesario estar dispuesto a desmontar los mitos que a veces encarecen este arte más de lo que ya es.

Aquí os dejo un clip que recrea el ‘cómo se hizo’ de una escena como la que comento. Recomendable para los realizadores amateurs.

Mujeres en el cine

Hoy me he levantado con la vena romántica un poco más hinchada de lo normal, y me ha parecido interesante compartir con vosotros este vídeo-montaje, que hace un repaso por los rostros femeninos que han marcardo el cine de los últimos ochenta años.  No os lo perdáis porque es una maravilla.  Debajo del vídeo tenéis la relación de los nombres.

Mary Pickford, Lillian Gish, Gloria Swanson, Marlene Dietrich, Norma Shearer, Ruth Chatterton, Jean Harlow, Katharine Hepburn, Carole Lombard, Bette Davis, Greta Garbo, Barbara Stanwyck, Vivien Leigh, Greer Garson, Hedy Lamarr, Rita Hayworth, Gene Tierney, Olivia de Havilland, Ingrid Bergman, Joan Crawford, Ginger Rogers, Loretta Young, Deborah Kerr, Judy Garland, Anne Baxter, Lauren Bacall, Susan Hayward, Ava Gardner, Marilyn Monroe, Grace Kelly, Lana Turner, Elizabeth Taylor, Kim Novak, Audrey Hepburn, Joanne Woodward, Shirley MacLaine, Natalie Wood, Angie Dickinson, Janet Leigh, Brigitte Bardot, Sophia Loren, Ann-Margret, Julie Andrews, Raquel Welch, Tuesday Weld, Jane Fonda, Julie Christie, Faye Dunaway, Catherine Deneuve, Jacqueline Bisset, Candice Bergen, Isabella Rossellini, Diane Keaton, Goldie Hawn, Meryl Streep, Susan Sarandon, Jessica Lange, Michelle Pfeiffer, Sigourney Weaver, Kathleen Turner, Holly Hunter, Jodie Foster, Melanie Griffith, Sharon Stone, Meg Ryan, Demi Moore, Julia Roberts, Uma Thurman, Sandra Bullock, Julianne Moore, Diane Lane, Nicole Kidman, Catherine Zeta-Jones, Angelina Jolie, Charlize Theron, Reese Witherspoon, Gwyneth Paltrow

La Edad Media en el cine

En el blog de Toni Alarcón está disponible una información sobre un interesante curso llamado “La Edad Media en el cine”, que se impartirá el próximo mes de septiembre en la ciudad de Albarracín (Teruel), dirigido por el profesor José Luis Corral entre otros.  Más información aquí.

Enséñamelas (tetas de cine)

Uno no se cansa de visionar y revisionar cine, sobre todo si de vez en cuando se encuentra con montajes como este, auténtica caricia para relajar la vista, el alma, el espíritu…

Momentos que han sido épicos, puede que por motivos no precisamente demasiado fílmicos, pero sí que han adornado esas películas que para bien o mal nos dejaron en su día nuestro saborcillo de boca.

El cómico Steve Carrington se ha entretenido en montar unas escenillas para todos aquellos románticos que disfrutarán seguro, abandonándose al placer de estos cuatro encantadores minutos.  Al final, la lista de las protagonistas por orden.

Phoebe Cates – FAST TIMES AT RIDGEMONT HIGH (1982)
Demi Moore – STRIPTEASE (1996)
Kelly Preston – MISCHIEF (1985)
Mary Louise Weller – ANIMAL HOUSE (1978)
Elizabeth Berkley – SHOWGIRLS (1995)
Natasha Henstridge – SPECIES (1995)
Madonna – BODY OF EVIDENCE (1993)
Betsy Russell – PRIVATE SCHOOL (1983)
Jennifer Connelly and Debra Cole – THE HOT SPOT (1990)
Amy Smart – ROAD TRIP (2000)
Angelina Jolie – GIA (1998)
Alyssa Milano – EMBRACE OF THE VAMPIRE (1994)
Kim Basinger – 9 ½ WEEKS (1986)
Jayne Mansfield – PROMISES! PROMISES! (1963)
Bo Derek – TARZAN, THE APE MAN (1981)
Heather Graham – BOOGIE NIGHTS (1997)
Colleen Madden – REVENGE OF THE NERDS (1984)
Nikki Schieler Ziering  – AMERICAN WEDDING (2003)
Salma Hayek – ASK THE DUST (2006)
Cybill Shepherd – LAST PICTURE SHOW (1971)
Anne Hathaway – HAVOC (2005)
N. Zaim, I. Bozilovic, D. Baird & R. Sterling – WEDDING CRASHERS (2005)
Amanda Peet – THE WHOLE NINE YARDS (2000)
Pamela – BARB WIRE (1995)
Chris Farley – SATURDAY NIGHT LIVE (1990)
Charlize Theron – REINDEER GAMES (2000)
Lisa Donatz and Corinne Kingsbury – OLD SCHOOL (2003)
Denise Richards – WILD THINGS (1998)
Jaime Pressley – POISON IVY 3: THE NEW SEDUCTION (1997)
Joyce Hyser – JUST ONE OF THE GUYS (1985)
Halle Berry – SWORDFISH (2001)
Barbara Nedeljakova – HOSTEL (2005)
Molly Schade – EUROTRIP (2004)
Shannon Elizabeth – AMERICA PIE (1999)
Elle MacPherson and Kate Fischer – SIRENS (1994)
Candace Kroslak – AMERICAN PIE: THE NAKED MILE (2006)

Las bragas de mi vecina

Una de las circunstancias, o características idiosincrásicas que como un mueble vanguardista adornan este entorno temporal que nos toca vivir, que dejaría bizco de estupor y tal vez de pánico sobrenatural a nuestros abuelos, es la revolución de revoluciones que nos encontramos cada mañana al levantarnos.  Me refiero a la rapidez con que aparecen novedades, diseños o tecnología, a la fugacidad con la que mueren muchos de ellos, y al hervidero de información que semejante movimiento supone.

Entre teléfonos móviles y otras electrónicas de comunicación cuyas instrucciones tardan en leerse más que en esperar a la versión siguiente del aparato, vehículos que ponen en evidencia la habilidad y a veces el sentido común de su usuario, o la continua retahíla de mendigos que durante cuatro días se visten de príncipes del estrellato gracias a proxenetas operaciones triunfo o grandes y vampíricos hermanos, de vez en cuando aparecen otras revoluciones, las gordas, las que cambian no solo los hábitos sino también las reglas de nuestra comunidad de vecinos, para desesperación de la del quinto, o regocijo del abuelete del tercero, que curiosamente no se habla con aquella por un quítame allá esa ropa del tendedor. Sigue leyendo