Adios Bafana, crisis de identidad

Bille August, 2007

Ejemplo de película pretenciosa, maniquea, y un pelín tramposa, del irregular Bille August, a la cual se le ve el plumero desde casi los títulos de crédito.

No por ser histórica y basada en hechos reales, puede una película (extrapólese a cualquier tipo de creación narrativa) permitirse el lujo de ser tan previsible. Y en Goodbye Bafana, esto es algo que ocurre una vez sí, y otra también, encontrándose el señor August incapaz de rematar con coherencia una historia que a priori podría haber dado para mucho más, y mucho mejor.

En Goodbye Bafana nos encontramos con dos hilos narrativos: por un lado, el escenario convulso y caldeado de la Sudáfrica del Apartheid hacia los años 60-70, con una sociedad hipócrita y racista bien retratada a base de elementos como la falsa élite blanca que no termina de encajar cierta frustración y desencanto debidos a lo poco resolutivo de su estatus de clase media disfrazada de jet set; o bien la marcial actitud de las autoridades tanto militar como política o, específicamente en la película, carcelaria; o la sexista separación de roles en los corpúsculos familiares y vecinales, algo por otro lado habitual por aquellas décadas en todo el mundo moderno o que simplemente presumía de serlo. Sigue leyendo

Una película hablada

El próximo viernes día 20, se proyecta “Una película hablada” del portugués Manoel de Oliveira, en el ciclo “4 poetas del cine europeo” que coordina Luis Betrán.

La proyección, en VOSE, tendrá lugar en el Colegio de Ingenieros Industriales de Aragón, C/ Sanclemente, 6, 5º A, en Zaragoza, a las 18:30, y tras la misma se realizará un debate.

El portugués Manoel de Oliveira está a punto de cumplir los 100 años (el director más longevo, en la actualidad) y continua asombrando a los amantes del gran cine con su insobornable lucidez, su inagotable lirismo, su deslumbrante originalidad. Esta película – la más accesible de su autor y una de las mejores de su accidentada filmografía – es un prodigioso ejercicio de humor, de sensibilidad, de amor por la cultura de Occidente, llevada a cabo en 2003 por un hombre de más de 90 años y que es –con permiso de Don Luis Buñuel – el mayor artista que la Península Ibérica ha dado al cine.