Nueva temporada de proyecciones en el Cineclub Cerbuna

Como todos los años, y coincidiendo con el curso lectivo, comienza la temporada en el Cineclub Cerbuna, con títulos siempre interesantes y recientes.

La programación se abre hoy con la película iraní Buda explotó por vergüenza, de Hana Makhmalbaf. El resto de la programación podéis consultarla en el blog de Toni Alarcón.

Cartel de la pelicula

Cartel de la película

La batalla de Hadiza, la misma mierda en distinto bando

Hace unos días leí la noticia de que había sido absuelto un agente de Inteligencia del Cuerpo de Infantes de Marina, implicado en la matanza de 24 civiles iraquíes (artículo en español) en la ciudad de Haditha, el pasado 19 de noviembre de 2005.

Según dicha noticia, tras el atentado con bomba a un convoy de marines en el que murió un marine y resultaron gravemente heridos otros dos, se produjo una acción ofensiva como respuesta en la que con la búsqueda de insurgentes como excusa, acabaron muriendo un total de 24 ciudadanos civiles, residentes en las viviendas próximas a la zona.

Se da la coincidencia que también unos días antes tuve la ocasión de ver en los Renoir la película Hadiza, del británico Nick Broomfield, que relata el episodio del atentado y la posterior matanza de civiles, basada fundamentalmente en la información que recabó y publicó la revista Time, y además tenía incumplida la promesa de comentar esta película que me dejó un agradable sabor de boca, aunque no tanto de estómago.

Sin huir del evidente mensaje de denuncia antibelicista que todo cine bélico políticamente correcto parece tener que esgrimir, e incluso tal vez para remarcar esa intención precisamente, Broomfield ha querido alejarse con elegante descaro del posicionamiento gratuito, llegando a pecar de una imparcialidad incluso excesiva, un pelín desproporcionada. Así, el guión de Hadiza ha salido del horno compuesto con una simetría más que intencionada (que no previsible), algo así como un espejo caleidoscópico en el que aparecen reflejados en los militantes de ambos bandos las motivaciones, las frustraciones, los terrores, o la desesperanza. Pero sobre todo su denuncia sirve de Sigue leyendo

Casual day, maniquí con esmoquin de alquiler

Tras títulos como “Smoking Room” (Roger Dual y Julio D. Wallovitz, 2002) o “El método” (Marcelo Piñeyro, 2005), tenemos actualmente en cartelera “Casual day”, la película dirigida por Max Lemcke y escrita por los hermanos Daniel y Pablo Remón, que pretende hacer un retrato de la desubicación de unos y el oportunismo de otros, todos ellos personajes trabajadores de una empresa, que sobreviven bajo la tiranía de una cúpula déspota, ruín y mezquina, ante la contemplanza de un panorama vacío y gris ante Sigue leyendo

Adios Bafana, crisis de identidad

Bille August, 2007

Ejemplo de película pretenciosa, maniquea, y un pelín tramposa, del irregular Bille August, a la cual se le ve el plumero desde casi los títulos de crédito.

No por ser histórica y basada en hechos reales, puede una película (extrapólese a cualquier tipo de creación narrativa) permitirse el lujo de ser tan previsible. Y en Goodbye Bafana, esto es algo que ocurre una vez sí, y otra también, encontrándose el señor August incapaz de rematar con coherencia una historia que a priori podría haber dado para mucho más, y mucho mejor.

En Goodbye Bafana nos encontramos con dos hilos narrativos: por un lado, el escenario convulso y caldeado de la Sudáfrica del Apartheid hacia los años 60-70, con una sociedad hipócrita y racista bien retratada a base de elementos como la falsa élite blanca que no termina de encajar cierta frustración y desencanto debidos a lo poco resolutivo de su estatus de clase media disfrazada de jet set; o bien la marcial actitud de las autoridades tanto militar como política o, específicamente en la película, carcelaria; o la sexista separación de roles en los corpúsculos familiares y vecinales, algo por otro lado habitual por aquellas décadas en todo el mundo moderno o que simplemente presumía de serlo. Sigue leyendo

The Savages, el conflicto bipolar

Tamara Jenkins, 2007

La controvertida cuestión de la custodia paternal por parte de los hijos, cuando los progenitores no pueden valerse por sí solos, es un tema a la orden del día en occidente. Una situación a la que la mayoría de la gente se enfrenta llegado el momento, salvo pérdidas, desarraigos o rebotes intrafraternales previos.

Ante la disyuntiva a la que se enfrentan los hijos entre cuidar personalmente a sus ancianos padres, o hacerlo a través de terceros o de residencias de ancianos, ningún punto de vista resulta cómodo la mayoría de las ocasiones. Los mayores, porque nacieron y crecieron con un modelo familiar más patriarcal que no contemplaba otra opción que la primera, la de los hijos, a menudo numerosos, que corrían con el cuidado y la custodia de los padres llegado el momento, algo que seguramente vivieron en primera persona. Y los actuales hijos, que no han conocido este modelo patriarcal que ha ido desapareciendo, porque en el transcurso de una o dos generaciones la mujer se ha incorporado al trabajo, por igualdad de derechos laborales conseguidos y sobre todo por la actual necesidad de dos salarios por techo, o porque la prole por núcleo familiar sobre la que repartir la responsabilidad y las tareas se ha reducido notablemente, se encuentran con la dificultad que supone dedicar gran parte de su tiempo al cuidado de los mayores.

Con esta perspectiva, Sigue leyendo

Mil años de oración

Wayne Wang, 2007

Tras un distanciamiento de doce años, Shi (Henry O) viaja a Estados Unidos para reencontrarse con su hija Yilan (Faye Yu) que emigró y estableció allí su vida. Pero pese a convivir en casa de ella durante unos días, la relación entre ambos no evoluciona y sigue siendo fría y distante, propiciada principalmente por las diferencias culturales y generacionales, y por el poco empeño en fomentar el acercamiento, sobre todo por parte de Yilan.

Wang nos habla de incomunicación, de falta de interés en el contacto, el respeto o simplemente la preocupación por la otra persona, en lo relativo a la bibliotecaria hija, que utiliza el trabajo por el día, y su vida privada por la noche, para eludir en lo posible el contacto con su padre Shi.

Pero también nos hace Wang ese retrato del emigrante que se aferra a su cultura y a su modo de vida, los cuales se ha llevado de viaje con él y que, ignorante de que su hija ya no es Sigue leyendo

Chantaje

Mike Barker, 2007

Chicago. Neil Randall (Gerard Butler: 300, El fantasma de la ópera, Timeline…) es la viva imagen del éxito: guapo, profesionalmente triunfador, buen padre de Sophie, y mejor marido de la resignada esposa Abby (Maria Bello: Una historia de violencia, World Trade Center, The cooler…), eclipsada por los éxitos de su esposo y cuya misión en la vida es abandonar su trabajo de fotógrafo para cuidar a su hija y ser la sumisa y hogareña mujer que todo triunfador tiene en casa, en pro del bien conyugal.

Esta bella estampa se desmonta de un plumazo cuando el desconocido Ryan (Pierce Brosnan) aparece en sus vidas para, sin ninguna explicación, secuestrar a la pequeña Sophie y someter a la pareja a lo que parece una gymkana de pruebas y ejercicios de renuncia a todo lo que tienen y que representa su felicidad.

Siendo el thriller, junto a la comedia o el fantástico, uno de los géneros de corte más comercial, es esperable que en ocasiones prostituya alguno de los cánones estándar de la realización cinematográfica en pro de unos usos y unas formas algo apartadas de lo que un purista podría esperar. Vendría a ser algo así como las concesiones que diferentes entornos o culturas imprimen al uso de un idioma inicialmente común, que con el tiempo Sigue leyendo