Premios BAFTA 2009

Con los Oscars a la vuelta de la esquina, Slumdog Millionaire se consolida como la gran película del año tras, al igual que ocurrió en los Globos de oro, resultar la triunfadora de los BAFTA.

Aquí tenéis la lista de los principales premios y los nominados de las categorías.

MEJOR PELÍCULA
El curioso caso de Benjamin Button
Frost/Nixon
Mi nombre es Harvey Milk
The reader
Slumdog Millionaire

MEJOR DIRECTOR
David Fincher por El curioso caso de Benjamin Button
Ron Howard por Frost/Nixon
Clint Eastwood por El intercambio
Stephen Daldry por The reader
Danny Boyle por Slumdog Millionaire

MEJOR ACTOR
Brad Pitt por El curioso caso de Benjamin Button
Mickey Rourke por El luchador
Frank Langella por Frost/Nixon
Sean Penn por Mi nombre es Harvey Milk
Dev Patel por Slumdog Millionaire

MEJOR ACTRIZ
Angelina Jolie por El intercambio
Kristin Scott Thomas por Hace tanto que te quiero
Meryl Streep por La duda
Kate Winslet por The Reader
Kate Winslet por Revolutionary Road

MEJOR GUIÓN ORIGINAL
J. Michael Straczynski por El intercambio
Martin McDonagh por Escondidos en Brujas
Philippe Claudel por Hace tanto que te quiero
Dustin Lance Black por Mi nombre es Harvey Milk
Joel Coen / Ethan Coen por Quemar después de leer

MEJOR GUIÓN ADAPTADO
Eric Roth y Robin Swicord por El curioso caso de Benjamin Button
Peter Morgan Frost/Nixon
Justin Haythe por Revolutionary Road
David Hare por The Reader
Simon Beaufoy por Slumdog Millionaire

MEJOR ACTOR DE REPARTO
Heath Ledger por El caballero oscuro
Brendan Gleeson por Escondidos en Brujas
Philip Seymour Hoffman por La duda
Brad Pitt por Quemar después de leer
Robert Downey Jr. por Tropic Thunder

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO
Marisa Tomei por El luchador
Amy Adams por La duda
Tilda Swinton por Quemar Después de Leer
Freida Pinto por Slumdog Millionaire
Penélope Cruz por Vicky, Cristina, Barcelona

MEJOR PELÍCULA EXTRANJERA
The Baader Meinhof  Complex
Gomorra
Hace tanto que te quiero
Persépolis
Vals con Bashir

MEJOR PELÍCULA BRITÁNICA
Hunger
Escondidos en Brujas
Mamma Mia!
Man on wire
Slumdog Millionaire

MEJOR BANDA SONORA
Alexandre Desplat por El curioso caso de Benjamin Button
Hans Zimmer / James Newton Howard por El caballero oscuro
Benny Andersson / Björn Ulvaeus por Mamma Mia!
A. R. Rahman por Slumdog Millionaire
Thomas Newman Wall·E

MEJOR FOTOGRAFÍA
El Intercambio
El curioso caso de Benjamin Button
El caballero oscuro
The Reader
Slumdog Millionaire

MEJOR MONTAJE
El caballero oscuro
El curioso caso de Benjamin Button
El Intercambio
Escondidos en Brujas
Frost/Nixon
Slumdog Millionaire

MEJOR PELÍCULA DE ANIMACIÓN
Persépolis
Vals con Bashir
Wall-E

The Wrestler, la derrota cardioemocional

Darren Aronofsky 2008.

Rourke se hace con este papel como si fuera una extensión de sí mismo, o un déja vu artificial.

ktwrestlerposterpic

Cartel de "The Wrestler"

Si en el anterior artículo de Gran Torino, hablaba de carreras interpretativas expiradas y de crepúsculos y conclusiones con broche de oro, me encuentro ahora con otra película que, desde un ángulo muy diferente, utiliza también como escenario el de las profesiones que tocan a su fin, con la correspondiente repercusión, positiva o negativa se verá, en la vida de una persona. Y si ese es el escenario, el tema es el del vértigo que siente quien ha estado en la cumbre, y se ve abocado a los infiernos por mor de la pérdida natural de sus aptitudes.

The wrestler, ambientada en New Jersey, es la historia de Randy “Ram” Robinson, un luchador de Pressing Catch, rutilante estrella que vivió su apogeo en los 80, y que ya entrado en años y en kilos sobrevive a base de combates de poca monta cuyos honorarios apenas le bastan para pagar los anabolizantes y el alquiler de la caravana en la que se deja caer por las noches.

Un día el corazón de Randy dice basta, y el antaño héroe de miles de aficionados a este espectáculo empieza a darse cuenta de que realmente su vida al margen de los combates brilla por su ausencia, si excluimos a Cassidy, una bailarina de streep tease con la que el luchador mantiene una relación de amistad y consuelo. Esta es la verdadera historia que nos ofrece The wrestler, la derrota personal más que profesional, el desarraigo emotivo, la soledad.

MRWRERS15  3 MCNISH

Luchando contra el "Ayatolah"

Cabe destacar que para interpretar a Randy, el director Darren Aronofsky (“La fuente de la vida”, 2006; “Réquiem por un sueño”, 2000; “Pi, fe en el caos”, 1998), haya contado con Mickey Rourke, en vez del pasteloso Nicholas Cage, que fue la primera opción para este papel. Rourke, que ha sido precisamente un actor de cotizado caché hace tan solo (¿tan solo?) un par de décadas, antes de que se impusieran por encima de su talento su afición al alcohol, su difícil carácter o su deambular con más pena que gloria por algunos rings de boxeo, se hace con el papel de este personaje como si fuera una extensión de sí mismo o un dejá vu artificial. Mickey Rourke vuelve, tras algunos tímidos escarceos  recientes (El fuego de la venganza, Sin City, Domino) a un papel principal e importante, antesala de varios proyectos  cuando menos interesantes, ya en cartera: Killshot y The informers ya terminadas, actualmente rodando 13, y preparando Sin City 2, The expendables (a las órdenes de Stallone)  e Iron Man 2.

Dejando al margen la poca confianza que me inspira el sobrino de Coppola, tanto por su cualidades interpretativas como por su físico para este papel, he de decir que me ha sorprendido gratamente la interpretación de Rourke, máxime cuando ya le sabía ganador del Globo, y nominado al Óscar antes de ver la película, hecho que te hace esperar un poco más si cabe.

wrestler-0

Randy y Cassidy-Pam

El caso es que su actuación es memorable, mucho más allá de las breves y necesarias escenas en el ring que, digan lo que digan, para un ex-boxeador tienen que ser no sólo fáciles, sino incluso divertidas. Pero es en la profundidad que el actor le da al personaje fuera del ring, con ese estupendo retrato de la pena, la derrota, la resignación o la soledad, donde su trabajo es realmente encomiable. Esa mirada triste, y buscadora de optimismo en la más inexorable oscuridad, es la que hace que este brutote de cuerpo sobredimensionado y rostro desdibujado acabe despertando ternura y lástima.

Dentro de este panorama, Randy encuentra su reflejo en Cassidy (Marisa Tomei, también nominada para el calvo, que en caso de llevárselo sería su segundo, tras el de Mi primo Vinnie, en 1992), la streeper que, ya supuerados los cuarenta (la actriz tiene 45) está al borde de sus últimos días como bailarina erótica. Esto hace que Randy sienta cierta afinidad, casi camaradería, y por supuesto atracción, por esta mujer de cálido corazón que podría significar una tabla de salvación para su vida emocional. Porque el corazón de Randy, precisamente está dolido, pero no tanto por los golpes o por las drogas como, y sobre todo, por el vacío de emoción, por el vacío de afecto durante años, por los ecos de lo que pudo haber sido y nunca fue en el plano personal.

El trabajo de Mickey Rourke, ciertamente espléndido, se suma, como gran culminación, a la sobria y muy eficaz dirección de Aronofsky, haciendo de The wrestler un más que interesante trabajo que, por ende, ganó en la última edición del festival de Venecia.