Muere Paul Newman

Este verano, durante mis vacaciones, en una de mis llamadas telefónicas a la “civilización”, me pusieron al corriente, entre otras noticias, del crítico estado de salud de Paul Newman.

Evidentemente la pena se acercó y llamó a mi puerta, que no tuve más remedio que abrir, pese a que el actor llevaba 6 años sin dejarnos ver su cara en la pantalla grande.  Últimamente hizo varios trabajos para la TV y puso algunas voces para el cine, pero su última aparición en este medio fue Camino a la perdición, de Sam Mendes.

Por desgracia, la tragedia se ha consumado esta mañana al conocerse la muerte de uno de los mitos de la pantalla estadounidense y, por qué no, mundial.

Efectivamente, a los 83 años de edad, un cancer de pulmón ha hecho inmortal a Paul Newman, la estrella que debutó en 1954 con El cáliz de plata (Víctor Saville), y que triunfó con su segundo título dos años después en Marcado por el odio (Robert Wise) con su primera nominación al Oscar.

Newman, que también estuvo detrás de la cámara en varias ocasiones, deja una filmografía de ochenta títulos como actor, como El largo y cálido verano (Martin Ritt, 1958), La gata sobre el tejado de zinc (Richard Brooks, 1958), El buscavidas (Robert Rossen, 1961), La leyenda del indomable (Stuart Rosemberg, 1967), Dos hombres y un destino (George Roy Hill, 1969), El golpe (George Roy Hill, 1973), El castañazo (George Roy Hill, 1977), o El color del dinero (Martin Scorsese, 1987) por la que recibió el Oscar, justo un año después de recibir el Oscar honorífico en reconocimiento a su carrera. Consiguió además otras 9 nominaciones a dicho premio.

Anuncios