Radiografía geográfica de Cannes 2008

A toro pasado. Con las manos en los bolsillos se vuelven a casa gente como Eastwood, Egoyan, Wenders, Kaufman o Jia Zhang-Ke, sobre todo este último, a quien tal vez en un arrebato de simpatía se le había colgado el título de favorito en la solapa, por su documental 24 City.

Terminó la 61 edición del Festival de Cannes, en la que se confirma el anunciado cambio de tendencia geográfica (si es que se me permite el atrevimiento de llamarlo así), perdiendo peso el cine oriental, que solo ha metido a Zhang Ke y al singapurense Eric Khoo (My magic) en sección oficial y poco más en el resto de secciones, a favor del auge latinoamericano (dos brasiles y dos argentinas en la oficial, más México, Uruguay, Chile y otras dos argentinas en las paralelas). En definitiva mejor actriz la brasileña Sandra Corveloni por Linha de passe, y mejor actor, el portorriqueño (ejem) Benicio por Guerrilla, en España Che.

Se mantiene, por no decir se refuerza triunfante, la presencia de una Europa en la que nosotros nos quedamos más descolgados que en Eurovisión, y eso que hemos puesto perricas para unas cuantas coproducciones. No ocurre así con Francia (que no mojaba desde aquel Sous le soleil de Satan de Maurice Pialat del 87) que se alza poderosa con Desplechin (Un conte de Noël), Philippe Garrel (La Frontiere de L’aube) o la triunfadora de Cantet (Entre les murs) y, soplándole en el cogote vienen Italia y sus Sorrentino (Il Divo) y Garrone (Gomorra, premio del jurado), Bélgica con los hermanos Dardenne (Le Silence de Lorna) que ganaron al guión, o los anglos, que trajeron la que ha sido mejor novatada a cargo de McQueen (Hunger) y Rumanía y su ganador corto Megatron, de Marian Crisan. A estos, que pagarán las copas, podemos sumarles Alemania con Wenders, Hungría con Mundruczo, o el mismo Kusturica, que pasaron de largo y silbando, y si nos estiramos un poco, podremos incluir también a Turquía y su Bilge Ceylan (Three Monkeys), que sí que ha pillado cacho como mejor director. Todo ello en sección oficial, y sin hablar de las paralelas, que también van cargaditas de eurocine.

Por su lado, el nuevo continente, a excepción de su parte latina ya comentada, no está este año para echar cohetes, pues no se puede decir que haya sido un buen certámen para norteamérica ya que Kaufman, Gray, Reichardt, Ferrara, Toback, o Egoyam (sí amigos, Canadá también es Norteamérica), se largaron del hotel haciendo un simpa con el minibar, eso por no hablar de Sodergerg (no contaremos aquí lo de Benicio, lo siento), o los primos de Zumosol Spielberg o Eastwood, que tampoco me los imagino llorando por los rincones, pues el primero ya está pidiendo ofertas a los bancos para guardar los ingresos de su cuarto Indy, y el septugenario e incansable Calahan, con su premio honorífico (que tampoco cuenta) en la riñonera esa que llevan los guiris, está más preocupado ahora por sus dos próximos proyectos ya empezados que por pedirle explicaciones a su amigo Penn. Esperemos que el Revital le siga funcionando.

Bueno, como véis, haciendo un repaso geografofílmico, se puede llegar a conclusiones que por otro lado no llevan a ninguna parte, pero es que hoy me aburría, y lo de ver pasar trenes está ya muy out. Ahora a esperar que nos vayan llegando las que faltan por venir, de un festival que dirige sus ojos principalmente al cine de autor con sus buenas y necesarias dosis de riesgo, creatividad y moderada vulneración de formas en pro de una innovación, año tras año reconocidas.

Anuncios

7 comentarios

  1. Imagino que los norteamericanos (sobre todo Clint) se irían de allí pensando que, en el fondo, era bueno no haber ganado en Cannes. A fin de cuentas, no ganar en Cannes les abre de par en par la puerta del Oscar. Y por lo tanto la de las perricas… ;)

  2. ¿España no tuvo representación en Cannes? Vaya, podríamos entablar un debate político al respecto porque Albert Serra presentó su nueva película “El cant dels ocells” en este festival consiguiendo un gran éxito de crítica (que no de público). Claro está que a “ese otro cine español” ni se le nombra en muchos medios. Una lástima.

  3. Querida Mónica, en absoluto pretendo politizar, y menos mezclar churras con merinas; por lo que me conoces creo que lo sabes. Al pan pan, y al vino vino.

    Cuando digo que el cine español no ha mojado este año me refiero a que solo ha tenido una representación, y ha sido en la Quincena de los Realizadores, no en la sección oficial. Eso, en comparación con el resto de aportaciones europeas, que es de lo que hablo en ese párrafo, me parece una muy pobre cosecha, peor que lo del tupé, como digo ;).

    Agus
    Enlazando con lo anterior, digo lo mismo, al pan pan y al vino vino. Coincido en que tanto a Steve y a Clint se la “transpira” un poco este festival, cuyos éxitos no suelen llevarse bien con la taquilla.

    Un saludo

  4. Sé que no querías politizar, lo decía de broma y en relación a la poca cobertura que ha tenido el estreno de “El cant dels ocells” en la prensa española. Este hecho va más relacionado con el tipo de cine que es que con el hecho de que sea una producción en catalán (¡y hebreo!).

    Es una lástima que Rosales no estuviera en Cannes…, olía a que le iban a reservar un sitio en la quincena. Me pregunto (muy malévola yo) si entonces se hubiera citado al cine español en los medios…, incluso en tu blog. Me da que sí, obviamente porque Rosales es ya un director (re)conocido mientras que Serra es un afrancesado marginado por los medios españoles. Guste o no su cine, insisto en que no deja de llamar la atención el silencio alrededor de esa película (o su anterior) o de otras como Yo, de Rafa Cortés que le sucedió lo mismo el año pasado. Qué cosas más marcianas.

  5. Fráncamente Mónica, me hubiera sorprendido lo contrario. Es más, me pareció bien que fomentaras la polémica, a ver si alguien más se animaba y se movía esto un poco más.
    Sobre Serra, creo simplemente que hace un cine tan minoritario que la prensa no le termina de ver hueco en el mercado, escasean los espectadores y por ende la
    inversión o pérdida (botella medio llena/vacía) de tiempo o de columnas. Si te interesa y no lo has visto, hay un interesante artículo en el Cahiers del mes pasado, antes de Cannes.
    Y de Rosales, pues sí y no. Las dos películas que ha hecho hasta ahora me han cautivado, es cierto, pero mi artículo pretendía ser más generalista y no me hubiera dejado ver el plumero. Dos películas fuera de sección siguen siendo poco.
    Y no he visto Yo. Si la veo te comentaré.
    Un saludo.

  6. A todo esto… ya ví “El cant dels ocells” y me pareció una película muy interesante y mucho más estética que “Honor de cavalleria”. Además, tiene más humor y me parece una propuesta la mar de interesante. Aunque ya sé que no te gusta especialmente Albert Serra ;)

  7. Bueno, si me lo recomiendas tú, tal vez le de la segunda oportunidad, que para eso no soy tacaño. Pero déjame no ponerme fecha, ¿vale?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: