The Savages, el conflicto bipolar

Tamara Jenkins, 2007

La controvertida cuestión de la custodia paternal por parte de los hijos, cuando los progenitores no pueden valerse por sí solos, es un tema a la orden del día en occidente. Una situación a la que la mayoría de la gente se enfrenta llegado el momento, salvo pérdidas, desarraigos o rebotes intrafraternales previos.

Ante la disyuntiva a la que se enfrentan los hijos entre cuidar personalmente a sus ancianos padres, o hacerlo a través de terceros o de residencias de ancianos, ningún punto de vista resulta cómodo la mayoría de las ocasiones. Los mayores, porque nacieron y crecieron con un modelo familiar más patriarcal que no contemplaba otra opción que la primera, la de los hijos, a menudo numerosos, que corrían con el cuidado y la custodia de los padres llegado el momento, algo que seguramente vivieron en primera persona. Y los actuales hijos, que no han conocido este modelo patriarcal que ha ido desapareciendo, porque en el transcurso de una o dos generaciones la mujer se ha incorporado al trabajo, por igualdad de derechos laborales conseguidos y sobre todo por la actual necesidad de dos salarios por techo, o porque la prole por núcleo familiar sobre la que repartir la responsabilidad y las tareas se ha reducido notablemente, se encuentran con la dificultad que supone dedicar gran parte de su tiempo al cuidado de los mayores.

Con esta perspectiva, los sentimientos y razonamientos son dispares y a menudo contrapuestos en cada persona, desatándose una lucha interna que lleva a enfrentar los deseos del mejor de los bienestares para sus padres, fruto del cariño y del sentido de la compensación, con la búsqueda del sentido más pragmático para todos, principalmente para ellos.

Esta dualidad, es limpiamente diseccionada y separada en John (Philip Seymour Hoffman) y Wendy (Laura Linney), quienes se encuentran de repente con la custodia de su padre Lenny (Philip Bosco) que, víctima de una demencia senil, ha dejado de ser independiente y necesita cuidados médicos y afectivos. Tamara Jenkins ha escrito y dirigido este retrato dicotómico, a partir de los dos protagonistas que ha parido para mostrar los sentimientos antes referidos.

“La familia Savages” se desarrolla bajo un formato de tintes dramáticos, porque la historia lo requiere, pero sin provocar sentimentalismos, empatías blandengues o posicionamiento alguno del espectador, que sería tal vez lo más fácil. Para ello, para evitarlo, se sirve de unas pocas pinceladas cómicas que no desvirtúan el trabajo serio y formal del excelente guión, sino que oxigenan y liberan los posibles conatos de tensión emocional, evitando acertadamente la sensiblería cursi, barata y malintencionada.

Aunque comparten algunas premisas como punto de partida, los dos hermanos son diametralmente opuestos en sus planteamientos: ambos trabajan en el teatro, pero ella como escritora (la creativa), y él como crítico (el analista); y ambos sufren una notable inestabilidad sentimental, pero él por miedo al compromiso y la estabilidad prefiere romper con su pareja (búsqueda de pragmatismo), y ella tiene una planta, un gato, y un amante sin química (búsqueda de emoción).

Desde estas perspectivas, John y Wendy, ante a esa situación sobrevenida que es la necesidad que tiene su padre, confrontan sus posturas antes de llegar a un punto que en ningún momento de la película se muestra si es la opción buena o mala. Pero a través de esa trama, cada uno de los hermanos tiene su conflicto exterior que no es más que un reflejo del interior: mientras él trata de encontrar objetivamente la mejor solución para todos, tratando de evitar la mirada al pasado que le podría hacer despertar viejos rencores, ella luchará con sus fantasmas emocionales y su sentimiento de culpa, tanto hacia sí misma como hacia su padre.

Los dos están perfectamente interpretados, la fotografía es muy solvente, el ritmo es adecuado, y el guión preciso. La película cuenta muy bien su historia y no deja lugar a la malinterpretación, gracias a una gran transparencia en la trama y a unos personajes que no esconden nada.

Notable alto.

Página web oficial.

Trailer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: