Lost 2008: un orgasmo televisivo

 

Se acerca en Estados Unidos el ecuador de la cuarta temporada de Lost, y en España su estreno (recordemos que quedan ésta y otras dos, todas de 16 entregas). Capítulo a capítulo, temporada a temporada, la serie continúa consolidándose como uno de los mejores productos del panorama televisivo actual, sin perder la cara a la altura de su propio listón que cada vez parece estar más y más alto.

Lejos de los ejercicios contorsionistas de otras producciones (Expediente X, fue la más ejemplar en este aspecto), que buscan estirar como el chicle el éxito de primeras ediciones con el loable y pueril propósito de repetir audiencias, Lost es una serie cuyos cimientos se diseñaron desde un principio con todo ese material que nos están dando temporada tras temporada, una acertada fórmula que le aporta una gran solidez narrativa y argumental a todo el espectro “lostiano”. Es así como se salva de ese lastre que supone crear nuevas premisas y nuevos personajes, para hilvanarlos sobre la marcha con un hilo tan fino que se rompe inexorablemente al primer esfuerzo, cuando la empatía y la identificación del espectador se disipan, y su fidelidad se va a pastar a prados más verdes.

Independientemente de los retoques y ajustes necesarios, de la puesta al día de los pequeños detalles, o del trabajo para conducir a los personajes y sus interrelaciones por los rediles establecidos, que evidentemente suponen un imprescindible trabajo continuo de guión, la trama avanza con paso firme, creciendo como un niño bien alimentado que acaba haciéndose hombre.

En efecto, Lost ha alcanzado su madurez, y si bien es cierto que ya empezó como una gran serie, allá en 2004 (en España en 2005), esto no es una garantía de supervivencia en un mundo, el de las teleseries, en el que tasa de mortalidad infantil podría ser más baja.

De hecho, la segunda temporada bajó el nivel apreciablemente, a pesar de los numerosos elementos aportados, y las nuevas propuestas establecidas para futuras entregas. Tal vez esos elementos contribuyeron a dispersar la trama en las varias direcciones que ahora conocemos mejor, una dispersión que nos mostraba la Iniciativa Dharma, nos dejaba ver a Los Otros, nos asustaba con experimentos extraños que no sabemos en qué consisten en instalaciones secretas abandonadas, nos enseñan barcos o avionetas nigerianas en mitad de la selva, nos dijeron que era imposible salir de la isla por mar, o nos descubrieron la importancia de unos números, algo más que casuales, sobre la vida y el destino de los protagonistas. En la isla hay algo más que unos supervivientes y un ¿”mounstruo”? rompeárboles o un oso polar perdido.

También aparecieron personajes nuevos entre los que algunos prometían más de lo que al final nos dieron, como era el caso de Ana Lucía o Libby (de ésta última aún se sigue hablando en los foros, especulando con su verdadera función en la serie, que por lo visto nos vamos a quedar sin saber), cuyas intérpretes tuvieron que dejar la serie por motivos que no vienen al caso.  

Con esto y con todo ese material que dije antes y que probablemente no nos esperábamos tras la primera temporada, tuvimos una digestión algo difícil, y se agradeció el sobrecito de Almax.

Finalmente, la segunda temporada acabó con una nota más discreta (que tampoco un suspenso) que la primera. Pero los guionistas hicieron los deberes con la tercera, y ya desde el primer capítulo sacaron la artillería, dando muchas respuestas a la par que nuevos interrogantes, con esa magistral habilidad que, dicho sea de paso, puede que sea el principal secreto de su éxito.

Con una fuerza y una elegancia sublimes, con unos personajes bien definidos y mejor interpretados (salvo Nikki y Paolo, cuyo capítulo no me cansaré de decir que es lo único que sobra de toda la temporada), y con un increíble juego de flashbacks (atención al último capítulo, totalmente virguero), Lost compensa a los fieles seguidores que hubieran tenido ese conflicto de fe de la segunda, y hace con ellos una comunión que ya la quisiera para sí la Conferencia Episcopal con sus cristianos descarriados de estos tiempos.

Y así, tras varios meses de intervalo levemente prorrogados por la huelga de guionistas, y con las negras alas de ésta sobrevolando las selvas de Hawaii, donde se rueda la serie, empezó la cuarta temporada, que a España llegará en abril. Y cómo lo hizo. Si en la tercera vimos salir a la artillería, en esta es la aviación la que con sus bombardeos de precisión se dedica a provocar orgasmos televisivos en la audiencia, una semana tras otra.

Nuevas respuestas que nos transportan diabólicamente cerca de la resolución de los misterios esenciales de la serie, pero sin desentrañarlos todavía; nuevos personajes, enigmáticos, inquietantes, sospechosos, sorprendentes, y sobre todo ambiguos, grises y opacos (con el permiso de los pedazos de pan de Hurley o Claire), ingredientes todos ellos tan bien cocinados que los hacen a la vez benditos y malditos, queridos y odiados; y esas interpretaciones que, como dije antes, no se apartan de la perfección ni para ir al baño.

La serie está ofreciendo grandes momentos a todos aquellos fieles seguidores, sin defraudar a nadie. Y todavía quedan otras dos minitemporadas de 16 capítulos, porque la CBS no quiere conformarse con hacer dos de 24, que es lo que queda hasta su resolución (que ya está escrita y planificada), y han tenido que partir el pastel para tres años, porque el género vende.

Una producción que no cejaré de recomendar a todos los que son amantes de las series, e incluso a los que, como yo, no lo son tanto.

Para más información, os recomiendo el portal de Lostzilla, en la que hay todo tipo contenidos más que interesantes para los seguidores y entusiastas, además de un interesante foro, donde podéis enteraros de lo inimginable, o desvelarnos a todos el misterio de la isla, si es que sois primo segundo de Damon Lindelof, y ya os lo ha soplado. También podéis encontrar allí un enlace, en el que Aelin, una de las colaboradoras, hace un magnífico resumen semanal de cada capítulo, desmenuzándolo hasta límites moleculares, y con cuyo archivo podréis hacer una completa autopsia de la serie.

Y para acabar, os dejo el vídeo promocional de la cuarta temporada, para que los que no la hayan empezado todavía, vayan haciendo boca.

Anuncios

4 comentarios

  1. Gran post de regreso al mundo de las actualizaciones. Sólo diré una cosa: ¡viva Desmond! Los seguidores de “Lost” que hayan visto la cuarta temporada ya saben a lo que me refiero.

    Un abrazo

  2. A eso me refería precisamente, Toni. Ya en la tercera temporada, por no decir en la segunda, se veía que este personaje iba a ser muy importante en el futuro. Todo el tema de las visiones, de su “renacimiento” de la implosión, o de su pasado, tenían que llevarnos a algún sitio. Y me parece que falta mucho por ver de este personaje (todavía no he visto el 4×7).

    Un abrazo

  3. El capítulo de Nikki y Paolo es una obra maestra. A mi juicio totalmente incomprendido. Sé que no avanza en la trama, pero redefine toda la serie en clave de sutil ironía. Es algo así como el Scream de la serie. Los guionistas se sacaron de la manga un sarcasmo brutal… si en el flashback hsast Nikki es una actriz de reparto a la que matan a la primera de cambio! Será un capítulo de relleno, pero es el mejor episodio de relleno nunca rodado.

  4. Creo que aisladamente, sin incluirlo en el conjunto de la serie, el episodio en cuestión es interesante y está bien rodado y bien contado, es muy “Alfred Hitchcock Presenta”. Pero yo no consigo deshacerme nunca de ese sabor tan persistente a calzador, a historia ajena al resto, pero que va incluida en el lote, como el botecito de champú anticaspa que te regalan con el bote de gel, cuando yo no tengo caspa. ;D
    Como curiosidad, en el 4×07, el capítulo de la serie en que matan a Nikki aparece por una televisión.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: