Maria Antonietta

Sofia Coppola, 2006

Caramelosa biografía de la reina de francia, visual y artísticamente correcta, pero muy floja narrativa y argumentalmente hablando.

A lo largo de dos horas, Coppola nos retrata la vida de esta mujer desde que fue entregada por Austria a la corte francesa hasta que estalló la revolución. Utiliza para ello una soberbia puesta en escena, y una dirección artística espectacular. Con un ritmo lento, a veces acertado pero a veces no, Sofía va mostrando la vida pija y aburrida de esta reina en lo que parece más un capítulo de Melrose Place Siglo XVIII, que una biografía histórica. Y no es biografía, pues no se adentra con profundidad en su personaje, ni en ningún otro, sino que los deja muy planos, sin conflicto aparente. Y en esta línea se encuentra también Kirsten Dunst, que no consigue hacerse con su papel en ningún momento. Y tampoco es histórica, pues no profundiza ni lo mínimo en el momento más trascendental de la historia de Francia, el hundimiento y posterior alzamiento del pueblo. Se centra en mostrar únicamente los fastuos monárquicos, lo cual puede que sea el propósito de la directora y guionista, pero pienso sinceramente que podría, en ese sentido, haber aspirado a elaborar algo con más sustancia.
La música moderna y modernista chirría con el aspecto visual de film de época, y escuchar a The Cure, mientras se muestran unos señores con pelucas cortesanas estilo Luis XVI, no es la experiencia más reconfortante que el espectador pueda vivir.
Un floja historia, salvada por la dirección correcta y la puesta en escena notable. Con perricas, chufletes, y con tío Francis en la producción ejecutiva, más aún.

Anuncios

3 comentarios

  1. Estoy de acuerdo, yo casi me dormi…
    Esta tia esta ahi por su tio, sino…

  2. Yo me quedo un poquito ahí en medio: me gustó el estilo visual, acepto que quiera centrarse en el lado frívolo de los personajes en lugar de en una evolución histórica y por eso mismo tampoco me parece mal, incluso ayuda a marcar la ruptura con el género histórico/biográfico, el uso de música contemporánea… el problema es que con este planteamiento, no da para dos horas. Repetitiva y larga… puede mostar lo mismo con la mitad de metraje.

  3. Yo creo que el problema reside en un intento de fidelidad bicefálica. Puede querer hacer lo que tú dices, pero sin traicionar al cine de época. El riesgo: quedarse en medio, como parece que le ha pasado.
    Me quedo con la llegada de la delfina al palacio por primera vez. La soledad, la desubicación del personaje, su desconexión de ese entorno, se respiran en toda la secuencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: