Match point

Woody Allen, 2005
A lo largo de un partido de tenis, hay momentos de tanteo, largos peloteos desde el fondo de la pista, arriesgadas subidas a la red, y al final, siempre hay una bola de partido, una match point, en la que además, la suerte puede jugar un papel esencial. Este es el metafórico punto de arranque que Allen utiliza para contarnos la historia de Chris Wilton (Jonathan Rhys-Meyers), tenista norteamericano de élite venido a menos, que deja sus USA para emigrar a Londres y establecerse como profesor de este deporte.

Al poco de empezar a dar clases, conoce a la multimillonaria familia Hewett, y a su simpática (y poco más) hija Chloe (Emily Mortimer), con la que empieza una formal relación, bien vista por la familia. Esto, que está muy bien, se complica cuando aparece la preciosa y sexual Nola (Scarlett Johanson), para levantar el deseo, la pasión y el sentimiento lujurioso (y alguna otra cosa más) en Chris.

No se me asuste nadie, pues esto es el preludio de la historia, el inicio, los quince primeros minutos de metraje. Por tanto no se ha desvelado nada de la trama que no sea su arranque inicial. Además, durante esos quince minutos no paró de entrar gente en la sala, tardones irrespetuosos que los acomodadores, perpetrados con vociferantes walkies que no callaban, paseaban por delante de uno (cines Palafox Las Salas, Zaragoza, premio a la falta de seriedad), mientras los personajes eran los únicos que podían seguir atentos a su historia.

A partir de aquí, Woody Allen construye un castillo, y no precisamente de naipes. La parte que podríamos considerar más irreal o increíble, la del cuento de Ceniciento, termina aquí para dar paso a una trama muy bien trenzadita, sin flecos, sin agujerillos donde meter el dedo, y sin artificios ni adornos ostentosos, y que hace de la sobriedad su mejor herramienta.

Unos personajes muy bien construidos, a excepción de Chloe, que para provocar nuestra empatía el sr. Allen la tiene perfilada como la mujer más tonta del mundo, más inocente que el sidral, y que no ve tres en un burro, ni lo que pasa delante de sus narices (yo no conozco mujeres así). Los que hayan visto la película saben de qué hablo. Por lo demás, el trabajo de los actores es bastante digno.

La puesta en escena se merece un notable alto, la composición de cada uno de los planos muy cuidada, y el lenguaje audiovisual, elegante y discreto. Estamos hablando de Woody Allen, ya se que no estoy descubriendo nada. Como ejemplo, podemos ver el descenso por la escalera de Jonathan Rhys-Meyers (¿al infierno, al pozo, hundimiento de su integridad o acaso de su brújula?) tras cierto comentario-noticia al sr. Hewett padre, encontrando lo que hay abajo (¿pecado, delito, deseo?) y a lo que no que no parece querer renunciar, aunque sería lo más natural. Otro ejemplo es el de las dos panorámicas que se ven por los respectivos ventanales de los apartamentos de ambas féminas, y que representan metafóricamente un mensaje más que claro.

La película tiene un buen guión, nominado al Oscar, y con un desenlace que no defrauda pese al aire de fábula e irrealidad onírica que luce.

El tópico sobre esta película es el de que no parece Woody Allen, y en gran parte es cierto. Por eso es una buena película para que los detractores del director le den la enésima oportunidad, y los más fieles adeptos puedan ver un aire nuevo, que por cierto, parece que será el nuevo estilo que tomen sus próximos proyectos.

En la pasada edición de los Goya se llevó el correspondiente a la mejor película extranjera, y si bien me ha parecido una buena película, yo hubiera votado antes por El Hundimiento, o Los chicos del Coro (a fecha de hoy no he visto El jardinero fiel, la otra nominada). Me queda cierto saborcillo de si el premio habrá sido una especie de muestra de simpatía al sr. Allen por su próximo rodaje en Barcelona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: